Lentes de contacto de vendaje

El desarrollo de los lentes de contacto en los últimos años no solo ha logrado que cada vez más personas con afecciones de la vista opten por esta alternativa para tratar sus defectos visuales, sino que también ha logrado grandes avances en cuanto a tratamientos y soluciones terapéuticas.

Tanto así que, hoy en día, existe un tipo de lentes de contacto conocidos como lentes de contacto de vendaje, y están diseñados para tratar lesiones oculares y ayudar en la recuperación del ojo de manera más rápida y segura. ¿conoces estos lentes de contacto? Aquí los vas a conocer.

¿Qué son los lentes de contacto de vendaje?

También conocidos como lentes de contacto terapéuticos, los lentes de contacto de vendaje, tal y como su nombre lo indica, son lentes de contactos diseñados para cumplir la función de una especie de venda o vendaje y ayudar en la recuperación de heridas en el órgano ocular.

Este tipo de lente es prácticamente idéntico a los lentes de contacto que todos conocemos, pero su uso está limitado sólo a fines terapéuticos con la tarea de proteger cualquier herida que el ojo pueda tener.

¿Cómo funcionan los lentes de contacto de vendaje?

La principal aplicación de los lentes de contacto terapéuticas o de vendaje es la protección de la córnea cuando esta ha sufrido alguna herida, ya sea por traumatismo, corte o alguna afección relacionada con infecciones, úlceras corneales crónicas o traumáticas; tras la realización de algún tipo de cirugía ocular, en degeneraciones corneales como queratopatía bullosa, distrofia corneal, etc.

Estas actúan de forma muy similar a como lo haría un vendaje protector, evitando que la superficie del ojo dañada entre en contacto directo con el párpado, para que no rocen entre sí llegando a producir dolor. Ayudando también a la regeneración de la córnea y a una más rápida cicatrización.

Los lentes de contacto terapéuticos también funcionan como surtidor de fármacos y reservorio de medicinas para el tratamiento de las afecciones. Este proceso de liberación de fármacos puede hacerse bien sea por inmersión del lente en el fármaco o medicamento durante un tiempo de entre 2 a 4 horas antes de su colocación en el ojo.

De igual forma, puede ser colocado el lente en el ojo sobre la córnea y luego ser suministrado el medicamento en forma de gotas.

Ventajas de los lentes de contacto terapéuticos

Los lentes de contacto terapéuticos suponen una serie de ventajas para sus usuarios dentro de las que se encuentran:

  • Brindan la protección adecuada a la superficie dañada del ojo ayudando así a una recuperación más rápida.
  • Reducen el dolor provocado por el roce del párpado con la superficie del ojo dañada.
  • Sirven como liberadores o surtidores de fármacos y medicamentos para el tratamiento de las afecciones.
  • Brindan una mayor comodidad al paciente y son mucho más prácticos en comparación con un vendaje tradicional.
  • Pueden ayudar a evitar que las ampollas en el epitelio corneal se rompan y ayudan a reducir el malestar causado por la abrasión del área afectada.

Recomendaciones para el uso de lentes de contacto terapéuticos

Para que este tipo de lentes puedan cumplir su función de forma correcta y efectiva deben estar perfectamente adaptadas a la córnea afectada. No deben ser excesivamente cerradas para evitar que impidan el paso de oxígeno a la córnea y se produzca lo que los optometristas llaman “hipoxia corneal”, que es la falta de oxígeno en la córnea, lo que puede causar inflamaciones y otras complicaciones.

Tampoco deben ser muy planas para no crear roces con la zona más central de la córnea (el ápex). Afortunadamente, en la actualidad, disponemos de una amplia variedad de lentes terapéuticos en el mercado que permiten realizar adaptaciones especiales en función de cada caso en particular y de la afección de la cual se sufra. Pudiendo elegir así el material, tamaño, diseño, entre otros parámetros.

Otra recomendación en el uso de lentes terapéuticos es, al igual que con el uso de lentes de contacto normales, mantener una higiene impecable para evitar posibles complicaciones producto de una mala higiene o uso.

Lavar muy bien las manos con agua y jabón, así como también, secarlas con una toalla limpia que no desprenda hilos ni pelusas, es lo ideal antes de manipular tus lentes de contacto terapéuticos.

Carrito de compra
Ir arriba